077 – Crucero por el Yangtse. Día 2: Baidi City

By

Este día iba a ser posiblemente el más interesante, ya que teníamos un par de visitas. A primera hora paramos el barco para ir a Baidi City (Baidicheng) o la Ciudad del Emperador Blanco. Se encuentra realmente en un sitio espectacular, a la entrada de la primera de las tres gargantas (Garganta de Qutang). La ciudad está en una isla en medio del río, a la cual se accede a través de un largo puente y tras subir los cerca de 500 escalones que existen. Sin duda es un paraje que parece sacado de una película.

Vista del lugar donde está situada la ciudad, al fondo la primera de las gargantas. Foto cortesía de Internet

Se dice que sobre los años de la dinastía Han (206 A.C – 24 D.C.) un general creó por la fuerza un régimen separatista en dicho lugar, proclamándose el rey de Shu. La leyenda cuenta que el general observó salir de un pozo cercano una niebla blanca en forma de dragón, por lo que se dio a sí mismo el nombre de Emperador Blanco y por consiguiente también a la ciudad. Convirtió de esta forma a la ciudad en la capital de su imperio.

Baidi City también se conoce como la ciudad de los poemas, ya que durante su historia y atraídos por su fama muchos poetas visitaron la ciudad y dejaron en ella multitud de poemas, tallas reliquias literarias. Muchas de ellas se pueden ver en losas expuestas en los diferentes lugares de la isla y sabrás de la importancia de las mismas dependiendo del número de gente rodeándola y sacando fotos, a no ser que hables Chino…

La primera de las tres gargantas al fondo. Los barcos quedan pequeños al pasar por aquí.

Un lugar que aunque no sea muy grande me pareció una gozada para visitarlo, por el lugar en el que está, el ambiente de tantos años de historia, sus construcciones y el acceso a la zona más alta que se realiza por escalones entre bambús con las vistas de la garganta y el rio Yangtse. Encuentra un sito tranquilo en el que estar durante 5 minutos y comprenderás porqué los poetas venían aquí.

Letras chinas en bambú, nunca me cansaré de ver esta imagen

Como curiosidad comentar que si a alguien le desaniman los numerosos escalones que hay para subir, hay amables “portadores” que por unos Yuanes le suben a uno en una silla de bambú que llevan al hombro. Tienes que sentirte la persona más importante durante unos minutos, pero personalmente, viendo la inclinación que tenían las escaleras la experiencia no me habría gustado…

Anuncios