092 – Bajando el río Li

By

El sol apenas se levantaba sobre las montañas que rodean Yangshuo a la hora que nos levantamos. A lo lejos podían verse los globos (que tan caros nos habían parecido) sobrevolando incluso el mismo sol, la vista debe ser escalofriante, pero la agenda ya estaba bastante apretada como para añadir una actividad más…

Nuestro plan para ese día: Descenso del río Li.

Aconsejados por “la Lonely”, nos decidimos a hacer lo que dicen es la parte más interesante de todo el río, el descenso desde Yangdi hasta el cercano pueblo de Xingping. Para ello tuvimos que tomar un pequeño autobús a primera hora de la mañana, y llegar hasta Yangdi a través de una carretera un tanto emocionante: Muy estrecha, con subidas y bajadas y donde había zonas en las que una riada se había llevado medio camino. Estupendo para espabilarse a esas horas.

Una vez allí, el típico regateo para contratar los servicios de una de las balsas. No hay por qué buscar a nadie, vienen a tí, si bien es verdad que el pueblo de Yangdi tampoco nos pareció excesivamente grande.

Montar en la balsa y a disfrutar del paisaje…

A pesar del motor que llevan estas barcas (que lamentablemente estropean un poco la sensación de tranquilidad), la bajada del río se hace lentamente, con tiempo para maravillarte de todas las montañas, picos, colinas y un largo etcétera de términos orográficos que te rodean. Te embobas más cada vez que superas un meandro del río, donde la vista es incluso mejor.

Vas cruzándote con otras balsas, que a esas horas van todas vacías, y algún que otro habitante de la zona que increíblemente va navegando sobre tan solo cuatro troncos de bambú. No hay mucho más, ni templos, ni curiosidades, tan solo el paisaje: las montañas y el río, que aunque parezca poco fueron lo suficiente para no parar de hacer fotos durante un buen rato.

Me parece conveniente comentar que el madrugón mereció tremendamente la pena. El recorrido más común es hacerlo a la inversa y volver a Xingping (ya que está más cerca de Yangshuo), por lo que ya estando cerca de Xingping ves remontar el río a hordas de balsas atestadas de gente. Muchísimo ruido y movimiento del agua… sin duda creo que la elección que tomamos fue la mejor.

Una vez llegados a Xingping, merece la pena darse una vuelta por el pueblo. Se puede tomar un autobús hasta Yangshuo.

Dar las gracias a nuestro barquero, que amablemente nos avisaba cuando debíamos sacar las fotos ;-).

Anuncios