093 – Los trenes chinos

By

Como ya he comentado, una de las mejores maneras de viajar por China es en tren, ya que están muy bien organizado. En China, las distancias entre ciudades son infinitamente mayores que a lo que uno está acostumbrado, por lo que, sobre todo para distancias largas, el tren litera o coche cama es una opción a tener en cuenta, ya que no es muy caro y puedes ir todo el trayecto dormido sin enterarte de nada.

En nuestro caso, uno de los que cogimos fue el tren Guilin-Shenzhen, para llegar hasta nuestro próximo destino: Hong Kong. El tren salía sobre las 21:30, y tras más de 13 horas de trayecto llegamos a Shenzen (a pocos Kilómetros de Hong Kong) sobre las 10:30.

Por precio, lo que más utilizamos fueron las literas duras, donde en un compartimento hay 6 literas. Entre ellas, y a poder ser elegíamos las de arriba por varías razones: El acceso es algo más complicado pero te dan cierta intimidad, los equipajes generalmente van arriba, a esta altura, así los tienes más controlados, y finalmente, las literas superiores son más baratas.

Me imagino que los hoteles cápsula de Japón serán algo así...

Cuando llegas el revisor que cambia tu billete por una tarjeta, así sabe cuándo y dónde tienes que bajarte. Algo antes de llegar te avisan, aunque si no es excesivamente temprano, te sacan de la cama y la preparan para el próximo trayecto.

En los pasillos también hay pequeños asientos y mesas en los que puedes estar.

 

Por el resto, todo resulta similar a cualquier tren litera que puede tomarse aquí. Solo un último consejo, veréis a los chinos correr por el andén a sus sitios, aunque estén numerados. La razón es que tu equipaje puede quedar sin sitio si tardas mucho, por lo que hay que andarse ligerito para poder dejarlo cerca tuyo. ¡¡¡Todos al tren!!!

Bueno, en peores plazas hemos toreado...

Anuncios